😲 El OVNI De BUZLUZHA En BULGARIA 😨 / 😱 MUY IMPRESIONANTE





El Ovni De Buzluzha En Bulgaria

Fue inaugurado en 1981 por el régimen comunista búlgaro en conmemoración al 90° aniversario del Congreso de Buzludzha, una reunión secreta en la cima de la montaña Buzludzha. Dimitar Blagoev era el líder de un grupo de miembros del por entonces novísimo Partido Socialdemócrata Búlgaro, antecesor del Partido Comunista, que buscaban organizarse políticamente y crear un movimiento centralizado.

Muchos años más tarde, para principios de los 80s, el régimen liderado por Todor Zhivkov comenzaba a flaquear a causa de las dificultades económicas y la falta de apoyo. Entonces el edificio-monumento se constituyó como elemento fundamental de propaganda. Debía ser no sólo una conmemoración sino que además serviría de cuarteles generales del Partido Comunista Búlgaro en una forma de asociar al cuestionado régimen con figuras históricas reconocidas y admiradas.

Cada cifra relativa al edificio parece exagerada: más de seis mil personas participaron de la construcción a lo largo de casi siete años, se usaron 70 mil toneladas de concreto, tres mil de acero y 40 de vidrio. Como si Zhivkov quisiera ser faraón y esta fuera su pirámide, un monumento a sí mismo concebido para perdurar por toda la eternidad.

Pero el fin del comunismo en 1989 significó el final de la historia. La democracia llevó al poder durante los 90 a partidos que querían mostrarse lo más ajenos posibles al pasado comunista y el extraño Buzludzha fue abandonado. Siguieron saqueos, vandalismo, grafittis, olvido. Lentamente el enorme plato volador quedó en silencio.

Aún hoy los viejos carteles anuncian alguna dirección, hay aquí y allá pequeñas cabañas que deben ser populares en verano, hay aves que luchan contra el clima y árboles que son hielo. Pero sobre todo hay silencio, un silencio quebrado tan sólo por el viento del paso de Shipka. El blanco inunda todo, como si el color atravesara los sentidos y se convirtiera en olores y ruidos. La nieve cae desde las ramas pesadamente sobre el techo del auto mientras esquivamos pozos en la vieja y olvidada ruta.

Sabía que en algún punto de la ruta se levanta un monumento enorme con dos manos que sostienen antorchas: es la entrada al complejo de Buzludzha. Debía ser cerca del edificio central, pero no sabía dónde. Avanzamos despacio, muy despacio, y busco entre la niebla la silueta de dos manos gigantes. Pero ni siquiera las veo cuando nos detenemos junto a ellas. El primer vistazo del complejo se yergue entre la niebla como algo oculto, secreto, como un recuerdo de tiempos lejanos, ancestrales. Volvemos al auto y navegamos en medio de la nada buscando algo imposible. Quién sabe cuántos kilómetros más

Ahora el camino es a pie. Casi a ciegas, dos italianos, dos búlgaros y un argentino emprendemos la subida, esquivando hielo y aplastando nieve a cada paso. Si nos toman una foto cualquier despistado podría presumir que somos andinistas. La subida se hace larga, probablemente por la falta de nociones y la ceguera que nos domina. Está allí el enorme edificio, delirante y cautivador, estúpido, loco, magnánimo, simbólico, paradigmático, icónico, magnífico. Postal de tiempos lejanos que no volverán. Buzludzha está allí, oculto.

Las grises paredes se elevan verticalmente hasta chocarse con la curvatura de la parte superior, el área que le da el mote de “OVNI”. La entrada oficial está por supuesto clausurada y siempre hay entradas alternativas, pese a que el acceso sea técnicamente ilegal. Cada tanto el gobierno bloquea los accesos pero a los pocos días aparece alguno nuevo y no hay cámara o cartel que pueda evitarlo. Por estos días se ingresa a través del sótano. En la parte posterior del edificio, cerca de la base de la torre, un agujero en el cemento conduce a un pozo de poca profundidad.

Al final del oscuro y húmedo pasillo del sótano se ve luz. Hay allí un espacio abierto y una escalera cubierta de nieve apenas iluminada por la escasa luz blanca que se filtra por las rendijas de lo que alguna vez fueron ventanas. Avanzamos sin pronunciar palabras, aleatoriamente moviendo las linternas en todas direcciones, como intentando digerir este inexpresivo vacío, tratando de fotografiar el frío silencio.

La escalera lleva al hall de entrada, un espacio circular con techo convexo: la base del OVNI. La puerta principal en un extremo y tres escaleras que conducen a la sala central exactamente arriba de este vestíbulo. Optamos por la que está menos cubierta de nieve. Cada escalón es pesado, cada paso es trabajoso, el camino podría colapsar en cualquier momento por el peso de los años y de nuestros propios pasos. Pero allí, a cuatro o cinco escalones de la sala central, levanté la vista.



Fuente – Source

😲 El OVNI De BUZLUZHA En BULGARIA 😨 / 😱 MUY IMPRESIONANTE

EN.- Urban exploration is usually about exploring areas away from urban centers, industrial zones, or abandoned areas. But also for ancient ruins and areas impossible to access, everything depends on each explorer.

ES.- La exploración urbana normalmente se trata de la exploración de zonas alejadas de los núcleos urbanos, zonas industriales, o abandonadas. Pero también por ruinas antiguas y zonas imposibles de acceder, todo depende de cada explorador.

Urbexvideos.eu es la exploración urbana llevada a tu pantalla ! Disfruta de todos los videos de Urbex que existen en una misma página web y todo categorizado por zonas !

Saludos exploradores ! 😉

Publicado en Bulgaria y etiquetado , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *